martes, 19 de enero de 2016

Bancos exigen antigüedad de seis meses a usuarios

0 comments
Periodicos de Venezuela

Los bancos del Estado, únicos autorizados para otorgar dólares para consumos en el exterior, empezaron a informar a los clientes que deben tener seis meses, mínimo, con sus tarjetas de crédito para poder procesar la petición de divisas. Incluso están exigiendo la antigüedad a los usuarios que tienen la tarjeta desde el año pasado y que utilizaron sus dólares de una vez, refirieron ejecutivos de cuentas.

La exigencia de la antigüedad había quedado suspendida en 2015, luego de que en abril se publicó la providencia 011 del Centro Nacional de Comercio Exterior, en la que se modificó la cantidad de divisas que se permite por viajes y se determinó que solo los bancos públicos entregarían dólares por ese concepto.
En el texto se especificaba que los clientes que se cambiaran de bancos privados a públicos antes de diciembre no debían esperar los seis meses. Sin embargo, no dice que una vez pasado el tiempo la antigüedad también sería requerida a los que se cambiaron y usaron sus dólares.
“Un usuario al que se le dio la tarjeta en septiembre del año pasado pudo viajar en noviembre, pero ese mismo usuario no puede pedir dólares en este momento, debe esperar hasta marzo, cuando cumple seis meses con la tarjeta para volver a hacer una solicitud”, dijo una ejecutiva de cuentas del Banco Bicentenario, que prefirió no ser identificada.
Otro ejecutivo de cuentas del Banco de Venezuela agregó que la medida se divulgó en un comunicado interno. “El Cencoex es el que está rechazando las solicitudes que hacen los tarjetahabientes que no tienen más de seis con el plástico”, dijo.
Los ejecutivos confirmaron que tampoco se están aceptando boletos de aerolíneas distintas para aprobar viajes al exterior. Desde octubre de 2014 hasta el año pasado un cliente podía hacer la petición de divisas con dos boletos de distintas empresas. Se le aprobaba el monto por el destino final que visitaría. Eso quedó sin efecto en otro comunicado interno que se distribuyó en los bancos del gobierno.
Fuente: el siglo