Todo estará conectado digitalmente


En 2025, las comunicaciones inalámbricas dominarán nuestra vida cotidiana. Los coches, las casas y los aparatos estarán conectados en todo el mundo y en todas las zonas como parte de un gigantesco Internet de las cosas (IoT). La nueva tecnología será capaz de almacenar energía y servirá como electrodos para proporcionar esta hiperconectividad.

Recibe las Noticias en tu Correo Gratis