Conindustria se pronunció tras sentencias del TSJ que anula a la AN (comunicado)

Conindustria rechazó sentencias del TSJ que anula a la AN  

Mediante un comunicado, Conindustria rechaza las polémicas sentencias de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia, con las cuales despoja de sus funciones a la Asamblea Nacional, otorga superpoderes al presidente Nicolás Maduro y  limita la inmunidad parlamentaria de los diputados de la AN.
COMUNICADO COMPLETO
Conindustria a la Sociedad Venezolana ante sentencias 155 y 156 del TSJ
Con la sociedad, en su conjunto, nos une la común necesidad de contribuir a la reconstrucción de nuestro país, en la conciencia clara de que todos debemos subordinar los intereses personales al bien colectivo para construir el camino que nos conduzca a la creación de una nueva nación, dentro de los principios de libertad, respeto y vida digna para todos
La Confederación de Industriales de Venezuela, Conindustria, organización gremial que reúne y representa los sectores y las regiones de transformación industrial en Venezuela, rechaza la sentencia 156 emitida por la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), el día Jueves 30 de Marzo del 2017, considerándola inaceptable, por cuanto con esta sentencia la Sala Constitucional se atribuye una representación popular que no le ha sido otorgada y que solo pertenece por mandato constitucional a la Asamblea Nacional. Solo el Poder Legislativo representa al pueblo de Venezuela. Las sentencias 155 y 156, en consecuencia, pretenden formalizar la usurpación de funciones que no le corresponden al TSJ, desconociendo la separación y autonomía de los poderes  públicos; en este caso de la Asamblea Nacional, fundamento del sistema político democrático escogido por los ciudadanos mediante su contrato de convivencia social denominado Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, aprobada en diciembre de 1999.
La democracia no es un resultado sino un sistema político a respetar fielmente, que se construye sobre el respeto y la defensa que todos los ciudadanos hacen de ella; por ello, el pretender sustituirla haciendo un ejercicio permanente de manipulación y  propaganda que encubre la destrucción del tejido económico, político y social de la nación, resulta inadmisible. Venezuela atraviesa una de las peores crisis de su historia republicana, al punto que hoy día se presenta como un estado fallido, incapaz de garantizar la vida, la libertad, la propiedad y la producción de bienes para sus ciudadanos. Las erradas políticas  públicas aplicadas desde el año 2005 y acentuadas desde el año 2013 han arruinado el tejido de producción industrial y desintegrado la economía venezolana, degenerado en condiciones de inflación y escasez que niegan la calidad de vida de los venezolanos, degradados a la servidumbre de las largas colas que se aprecian en establecimientos de consumo de todo tipo de bienes y servicios.
Fuente: https://cactus24.com.ve/

Recibe las Noticias en tu Correo Gratis