BUSCAR NOTICIAS, GACETAS, DECRETOS, ANUNCIOS...

Se filtra información de los países en los que Maduro tramita “salvoconducto”

El periodista Rafael Poleo aseguró que la Cancillería de Argentina filtró la información de que el presidente Mauricio Macri obtuvo la bendición de Estados Unidos y el Vaticano para gestionar a través de Bolivia y Ecuador una decisión en la cual la Casa Rosada maneja tramitarle un “salvoconducto” al presidente Nicolás Maduro.
A continuación el texto íntegro publicado en El Nuevo País:
No es corriente que una tragedia histórica se perciba como tal en el momento mismo en que se produce, mucho menos que lo exteriorice el responsable de la conducta internacional de la mayor potencia mundial. Sin embargo, fue el secretario de Estado de EE.UU., Rex Tillerson, quien calificó de “verdadera tragedia” el caso venezolano, y lo hizo al mediodía del mismo miércoles 3 de mayo, cuando la represión del régimen tiránico presidido por Nicolás Maduro alcanzó una crueldad sin precedente en el último medio siglo latinoamericano. Tillerson emitió un pronunciamiento desusadamente enérgico en el cual, el día anterior, la Unión Europea había expresado la necesidad de intervenir en Venezuela.
Pocas horas después de la declaración estadounidense, la cancillería argentina filtró en Infobae la información de que el presidente Macri ha obtenido la bendición de Estados Unidos y el Vaticano (Europa) para gestionar a través de Bolivia y Ecuador -gobiernos que habrían sido previamente alineados en la idea- una decisión en la cual la Casa Rosada maneja la palabra “salvoconducto”. Argentina tiene la presidencia pro tempore de Unasur, entidad a través de la cual se harían esas gestiones, lo cual excluye de ellas a Cuba y Estados Unidos, que no son países suramericanos. También cabe observar que las economías de Bolivia y Ecuador guardan un alto nivel de dependencia con respecto a las de Argentina y Brasil, cuyos gobiernos son particularmente hostiles al de Maduro.
Esta reacción internacional, de la cual sólo mencionamos algunos de los hechos más protuberantes, la despertó la conmoción producida por el anuncio de que Maduro ha solicitado al Consejo Nacional Electoral que active una votación para cambiar la Constitución, instrucción que el dócil mecanismo electoral procedió a obedecer.
La nueva Constitución pondría a Venezuela 2017 en la situación de Rusia 1917, cuando Lenin escamoteó, empoderando a las comunas (soviets), el derecho del pueblo a elegir. El procedimiento leninista para instaurar una de las tiranías más largas y sangrientas de la Historia se resumió en una frase que obtuvo permanencia histórica: “Todo el poder para los soviets”. Los tales soviets son -y esa es la traducción del ruso- lo que en Venezuela se estableció bajo el nombre de comunas, de donde se deriva la palabra comunismo. Se trata de grupos de vecinos que recibirían y administrarían recursos bajados directamente del Ejecutivo, una manera de ignorar las autoridades regionales electas. Las comunas nunca han funcionado más que como una cúpula de jefes chavistas que reciben dinero público y lo disponen para su beneficio, pero constituyen la estructura formal para establecer el comunismo, la cual ahora se quiere activar.
Además de comunas, la tesis electoral de Maduro da poder de voto a gremios y corporaciones, igual que Mussolini hizo en la Italia de los años treinta, con el mismo propósito de evadir el trámite electoral. Siempre atentos al revelador significado de las palabras, esta inclusión define la naturaleza fascio-comunista que desde el comienzo hemos atribuido al chavismo: una mezcla oportunista que contiene lo peor del fascismo y del comunismo.
La pretensión de acelerar el proceso hacia el objetivo de convertir a Venezuela en un país comunista, planteada cuando crujen las bases del régimen, se ha percibido como una maniobra diversionista que saca el debate del área más peligrosa para la cúpula chavista acusada de delitos que no tienen prescripción ni fronteras: las elecciones que el régimen no se atreve a hacer. En lugar de las elecciones de gobernadores y alcaldes, que el régimen se negó a efectuar en su momento (diciembre pasado) y aún no tienen fecha, se proponen unas elecciones en las cuales la mitad de 500 constituyentistas serían elegidos por unas comunas manejadas por activistas del PSUV que formalmente reciben asignaciones -y, por supuesto, instrucciones- del Gobierno.
La oposición no fue sorprendida por la bizarra propuesta. Julio Borges la anunció 24 horas antes que Maduro, y la Asamblea Nacional reaccionó al día siguiente condenándola como otra violación, esta vez más escandalosa, de la Constitución. El efecto sorpresa fue tenue y no duró mucho. La aceleración de la crisis se ha vuelto contra el régimen. La reacción internacional fue estrepitosa y de los centros de poder mundial surgieron las voces que exigen acciones más concretas para lograr un cambio político en Venezuela. Lo que en esos términos concretos parece más sólido es la arriba expuesta gestión de Argentina en Unasur, adminiculada con los pasos que, dentro del ordenamiento legal venezolano, puedan dar la Asamblea Nacional y la Fiscalía General de la República.
Es significativo que la primera mención de un salvoconducto que permita a Maduro salvar el pellejo cuando entregue el poder, la hizo una senadora uruguaya ideológicamente afín a lo que Macri representa al otro lado del río de La Plata. Ya este cronista ha señalado que la desesperación de una cúpula acusada de narcotráfico y narcolavado, para la cual salir del poder significa entrar en la cárcel, es la piedra de tranca en el juego político venezolano. Macri no aflojará en este esfuerzo donde tiene mucho que ganar, hasta el convertirse para América en lo que Betancourt fue en los años sesenta.
El presidente argentino está bailando pegao con Trump como Betancourt lo hizo con Kennedy, y una acción eficaz en el Caso Venezuela allanaría el camino a sus gestiones para un esfuerzo internacional que reordene y relance la economía argentina. En su discurso del miércoles, Rex Tillerson, el Tiranosaurus Rex de la fauna política global, hombre el más poderoso del planeta, informó el miércoles, hablando de Venezuela, que Estados Unidos entrará de lleno en América Latina, para lo cual está planificando su política latinoamericana como una totalidad. Son hechos y datos claramente relacionados que se mueven hacia el mismo objetivo: un diseño en el cual no hay lugar para un régimen como el actual venezolano.
Mientras estos acontecimientos se atropellaban en la tarde del miércoles 3 de mayo, la fiscal general de la República, Luisa Ortega Díaz, en conversación con “The Wall Street Journal” profundizó los términos de su enfrentamiento con el régimen. Expresamente defendió la protesta civil en la calle con el criterio de que es la única acción posible cuando un gobierno actúa fuera de la Ley.
Esto fue una ratificación de su reciente declaración en la cual rompió con el madurismo, expresó que el presidente Maduro está violando la Constitución y anunció que la Fiscalía actuará contra quienes violen los derechos humanos. Con hechos como éste se va consolidando un movimiento que podemos llamar chavismo original, el cual reúne a grupos nacionalistas de izquierda radical pero democrática, como la muy activa alianza Giordani-Navarro-Evans, y el de los militares que apoyaron la revolución hasta que ésta asomó la trompa totalitaria y se puso bajo la tutela cubana -estos militares son los que obligaron a Padrino a rechazar la proposición de anular las elecciones parlamentarias del 6D. La Constitución dota a la Fiscalía de poderes para mover la destitución del Presidente de la República, tarea sorprendentemente sencilla si cuenta con la aprobación de la Asamblea Nacional. En uno u otro momento estas circunstancias habrán de conjugarse. Cuando esa conjugación se produzca la próxima jugada será militar. Después de su viaje a Rusia, donde aseguró santuario, el ministro Padrino se sintió en capacidad de jugársela al lado de Maduro, pero el hecho es que no tiene poder para mover divisiones en defensa del régimen. La represión sigue por cuenta de una Guardia Nacional que ha sido virtualmente segregada de la comunidad militar, cuya preocupación hoy es la de preservar su prestigio institucional y la seguridad de sus miembros luego del cambio político que puede demorarse pero no evitarse.
El salvoconducto es la clave para destrancar el juego. En los altos niveles de poder global hay prisa al respecto, porque la reactivación de Venezuela será el necesario corrientazo activador de la mortecina economía mundial, y Estados Unidos hará fiesta con la explotación por Exxon-Mobil del bolsón petrolífero hallado en bocas del Orinoco, aguas territoriales esequibas, tarea para la cual es indispensable un gobierno estable y una garantía de seguridad jurídica en Venezuela, nada de lo cual puede ofrecer Maduro.
En el chavismo, “adónde me voy” es la pregunta de orden.
Fuente: http://www.diariocontraste.com/
Maduro

Entrada más reciente Entrada antigua Página Principal

Recibe las Noticias por Correo, Suscribete Es gratis.!!!

Más Valorados esta Semana

Noticias de Venezuela

Visitas al Portal de www.PeriodicosVenezuela.com.ve

Con tecnología de Blogger.

Recomendado

Buscar este blog

En linea

Entradas populares

Seo