Cargando...

Maduro aleja a Venezuela del mundo


“Nada ni nadie podrá detener esta constituyente”, dijo Nicolás Maduro al referirse a las sanciones –activos congelados y prohibición de entrada a ese país– que el gobierno estadounidense le impuso el lunes, horas después de que se concretara este proceso político que socava las bases de la democracia. Desde que se intensificó el conflicto en Venezuela –sobre todo después del llamado a la asamblea nacional constituyente– los países de la región y la Unión Europea tampoco se han detenido para condenar y desconocer ese proceso. A la fecha al menos 38 países –se incluyen los 28 de la UE– no la reconocen. El Vaticano pidió suspender su instalación el viernes, Uruguay y República Dominicana se mantienen preocupados y llaman al diálogo, mientras que Cuba, Bolivia, El Salvador, Nicaragua, Ecuador y Rusia la legitiman. Pero más allá de este rechazo, la comunidad internacional podría comenzar a cerrar sus puertas a Venezuela hasta que no recupere su institucionalidad, colocándola al margen de acuerdos, procesos de intercambios, lo que significaría el aislamiento diplomático y comercial.

Juan Carlos Hidalgo, analista de políticas públicas para América Latina del Instituto Cato, lo advierte: “Los gobiernos están comenzando a tratar a Venezuela como una dictadura formalmente, antes era una relación de condena, una manifestación de preocupación. Pero a partir del domingo (30 de julio) jefes de Estados manejan el término de dictadura”.

El aislamiento diplomático de Venezuela viene creciendo desde hace tiempo. “Estamos en una fase transicional”, dice el abogado y especialista en derecho internacional, Mariano de Alba, por lo que el país no es bien visto en reuniones internacionales. “Prácticamente no tiene comunicación con la gran mayoría de los países de la región. No participa ni es relevante en ningún debate internacional. Pero hasta ahora se estaba moviendo en el campo diplomático. Como la situación se está agravando, eso haría menos probable las comunicaciones y las posibilidades de negociaciones”.

Con el anuncio que hizo la empresa Smartmatic sobre la manipulación de resultados en la votación del 30 de julio, no se descarta que más países desconozcan la elección constituyente. De Alba señala que a partir de su instalación, los países reafirmarían el carácter ilegítimo: “Por ahora pareciera que el ánimo de la región es concentrarse en el desconocimiento, que es una medida política y diplomática que va a tener efectos. Conforme avance la asamblea en cualquier decisión que tome: autoridades designadas, nuevo presidente, la firma de algún acuerdo será muy difícil que sea con países que hayan señalado su carácter ilegítimo”.

Las medidas en puertas para aumentar la presión sobre Venezuela y recrudecer su aislamiento podrían evidenciarse aún más con el retiro de embajadores. Colombia y Perú lo hicieron desde la publicación de las sentencias del Tribunal Supremo de Justicia que suprimieron las competencias de la Asamblea Nacional, electa en diciembre de 2015 con mayoría opositora. Costa Rica no tiene embajador, solo mantiene un funcionario consular. A esto se plantea el escenario de expulsión de funcionarios venezolanos en países donde Venezuela mantiene sus misiones diplomáticas.

“Con la reunión de cancilleres que se hará el martes (8 de agosto) en Lima, donde participarán los países más críticos, se podría tomar una decisión conjunta del cese parcial o minimización de las relaciones diplomáticas”, señala De Alba. La Cancillería de Perú informó que se evaluará “la situación creada por las elecciones para una asamblea constituyente y su impacto sobre el orden democrático”. Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México y Panamá confirmaron su asistencia. “De América del Sur, las únicas naciones que no aparecen son Bolivia, Ecuador y Uruguay”, se lee en el comunicado.

El canciller peruano, Ricardo Luna, declaró que Lima no tomará ninguna decisión individual sobre Venezuela hasta no sostener el encuentro con los demás ministros de Relaciones Exteriores. “No es un problema bilateral entre Perú y Venezuela, es un problema de la región que hay que enfrentar con seriedad”.

Para Maduro, esa reunión extraordinaria de ministros de Relaciones Exteriores, convocada por el presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, es para montar “una agresión política, económica y militar sobre Venezuela”.


Fuente: http://www.el-nacional.com
Entrada más reciente Entrada antigua Página Principal

Recomendamos:

Recibe las Noticias por Correo, Suscribete Es gratis.!!!

Visitantes Online

Entradas populares

RECETAS DE COCINA GRATIS

RECETAS DE COCINA GRATIS
Recomendamos este portal de Recetas grais.!!!

Buscar aquí

Más Valorados esta Semana

PeriodicosVenezuela.com.ve

Recomendado

En linea

Seo